Activando Redes: Josefa Acosta Caballero, Emocionantes recuerdos del ayer.

16/09/2016
Carmen Torres Fernández

El viernes 29 de abril quedé con Josefa Acosta en mi casa para charlar de sus años de trabajo en el Matadero de Mérida. Pues cuando le comenté nuestro Proyecto de Investigación me dijo que le encantaría participar en él aportando las vivencias de sus once años de trabajo en aquélla empresa.

josefa-y-m-carmen-28-de-septiembre-2016


Fig. 1. Mª Carmen Torres Fernández y Josefa Acosta Caballero. (Foto Domingo Moscatel Barragan).


La verdad es que fue un rato muy agradable para las tres, ya que a Josefa la acompañaba su hermana Carmen. La tarde se nos hizo muy corta de lo a gusto que estuvimos re-viviendo y compartiendo los recuerdos de juventud y de las jornadas de trabajo laboral de Josefa durante los años que estuvo en el Matadero. Años que aunque muy duros, también fueron muy gratificantes para Josefa, pues no todas la mujeres tenían la posibilidad de trabajar en una empresa en aquellos años. Dice Josefa que fue “…todo un lujo poder trabajar allí donde trabajaban su padre y también su madre…”.

domingo-acosta-mo


Fig. 2. Documento oficial a través del cual el Matadero Provincial informa por escrito al trabajador Domingo Acosta, padre de Josefa Acosta, de su categoría y clasificación en la empresa. (Foto Antonia Castro Mateos. Archivo Histórico Municipal de Mérida).

Sigue leyendo

El “puente de hierro” del ferrocarril de Mérida

15/09/2016
Antonia Castro Mateos
Rosa Mª Ceballos Blanco
Kati González Martínez

Mérida está situada casi en el centro geográfico de Extremadura, a orillas del Guadiana, un río que a su paso por la ciudad se ha salvado, a lo largo de la historia, mediante distintos puentes: Primero, con el puente construido por los romanos, en el siglo I a. C., el “genitor urbis” (Álvarez, 1991: 10), o hacedor de la ciudad; luego, con el puente del ferrocarril o “de hierro”, levantado en la década de los ochenta del siglo XIX; más tarde, a mediados del siglo XX, con el puente “nuevo” construido por el ingeniero Fernández Casado; y por último, con el puente de Lusitania, proyecto del ingeniero-arquitecto Santiago Calatrava.

Sigue leyendo

La Hostería del antiguo Matadero de Mérida

 

16/12/2015
Juan Antonio Ramos Blanco
Antonia Castro Mateos

 

La Hostería es el último vestigio del antiguo Matadero Industrial de Mérida. Una empresa que fue, con sus más de 500 trabajadores a finales de los años cuarenta, de la mano del empresario gallego D. José Fernández López, la primera empresa de la región extremeña (González, 2005: 20) y, según el Diario Hoy de fecha 25-11-1977, estaba a la cabeza de las españolas dentro del sector alimentario, a finales de los años setenta. Sigue leyendo

Activando Redes: Ana Valero, ¡Nosotros hemos tenido una vida muy dura!

3/04/ 2016
Antonia Castro Mateos
 

SEGUNDA PARTE

A pesar de que con el desarrollismo económico la legislación deroga la norma que, como hemos visto, obligaba a la mujer casada a dejar su puesto de trabajo, muchas de ellas lo abandonan para contraer matrimonio. Y es que la condición femenina aún estaba cautiva de los arquetipos «femenino doméstico» y «masculino productor» (Nash, 2014: 193) que la relegaba al hogar, ocupando una posición social subsidiaria como complemento del marido y madre de sus hijos, evocando el estereotipo de la «perfecta casada» y «ángel del hogar» (Cantero, 2007) y al hombre lo presentaba como «cabeza» y proveedor de la familia.

Sigue leyendo

Activando Redes: Ana Valero, !Nosotros hemos tenido una vida muy dura¡

30/03/2016 
Antonia Castro Mateos

PRIMERA PARTE

No recuerdo el día exacto, pero sí que estábamos en Marzo, en las ramas del arbolado urbano las yemas de las hojas empezaban a colorear de verde el gris urbano, cuando me encontré por casualidad, en Mérida, con Ángel, amigo de la familia y vecino de Calamonte. Por entonces, en el proyecto de investigación estábamos interesados en entrevistar a personas de pueblos cercanos a Mérida que hubieran trabajado de forma temporal, en el Matadero. Le pregunté si conocía a alguien de Calamonte que reuniera esas condiciones y me dijo que su suegra, Ana Valero, había trabajado durante algunos años como «temporera» del Matadero. Sin dudarlo, le pedí que por favor hablara con ella y le contara nuestro proyecto para ver si quería colaborar con nosotros y contarnos su experiencia.

Sigue leyendo