Archivo Bibliográfico sobre la Mérida Industrial

20150203_135148
Delgado Rodríguez, Fernando.
Viejos Escenarios Emeritenses – Tomo II
Editorial: Aproext
Impresión y Encuadernación: Artes Gráficas Rejas
Mérida
Año de Edición: 2005
Depósito Legal: BA-56-2005
Nª de páginas: 197.
Prologuista: Ignacio Sánchez Amor.

 

Autoras reseña: Rosa Mª Ceballos Blanco y Katy González Martínez, alumnas del Proyecto de Investigación: «La Historia Oral y la Memoria Colectiva de la Mérida Industrial».

Reseña:

El libro que reseñamos es el segundo volumen de la obra Viejos Escenarios Emeritenses. Texto que recopila los artículos publicados dominicalmente por Fernando Delgado Rodríguez, en El Periódico Extremadura. Se trata de la quinta obra de este cronista emeritense en la que a lo largo de casi doscientas páginas nos re-crea, re-construye el pasado histórico-cultural de la ciudad de Mérida, de sus habitantes, monumentos e instituciones conjugando los materiales fotográficos con la tradición oral.

Aunque natural de Badajoz Fernando Delgado se siente emeritense, en palabras del propio autor: «…Mérida es mi vida…» (Delgado, 2005) y es, tal vez esa pasión por la ciudad y sus gentes lo que le lleva a investigar sus costumbres e historia más reciente, como la de algunas de sus familias, de determinados acontecimientos como el carnaval, de algunas de sus instituciones o entidades ya desaparecidas, de peñas, bares, de la prensa local y de varias de las industrias más destacadas de la ciudad como La Corchera Extremeña, Cerveza «El Gavilán» y » El Águila», Gaseosa «La Casera» y el Matadero Industrial de Mérida.

A continuación hacemos una breve semblanza del autor y un resumen del capítulo del Matadero Industrial de Mérida por considerarla una de las empresas más significativas de la ciudad.

a) Presentación del autor:

  • Nacido en Badajoz, sus primeros años vivió con sus padres en distintas localidades extremeñas, como Gata y La Zarza de Alange.
  • En 1960 la familia se traslada a Mérida. En Badajoz estudia magisterio, aprobando las oposiciones en 1964, ejerciendo como maestro en Orellana la Vieja, Valencia del Ventoso, Aljucén y Mérida.
  • En 1972 inicia su carrera periodística, siendo corresponsal del periódico HOY en Mérida y comarca de 1973 a 1988. Luego, pasa al periódico Extremadura como delegado hasta el año 2006 (Vaquera, 2012).
  • Comenzó muy joven en Radio Sindical, en 1973, pero a los pocos meses es fichado por la Cadena SER como corresponsal, llegando a ser director, renunciando al cargo por el magisterio (Vaquera, 2012).
  • En paralelo a su vida docente inicia su andadura como escritor, con cinco libros escritos: La Zarza, costumbres, vivencias y recuerdos (1940-1960), Historia del Liceo de Mérida (1901-2001), prologo de Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Viejos escenarios emeritenses I II, donde recoge en sus capítulos, personajes, ermitas y conventos  ya desaparecidos y empresas  como “La Corchera”, el Matadero Regional, “El Águila” o “La Casera” y la biografía de Vicente Castelló, un empresario emeritense (Vaquera, 2012).

b) Matadero Industrial de Mérida:

  • En 1925, el que fuera presidente de la Diputación Provincial de Badajoz, Sebastián García Guerrero, se entusiasmo con la idea de una industria matadera en Extremadura y un mercado permanente en Zafra.
  • El 10 de Enero de 1927, después de agotadores trabajos, las escrituras de constitución y estatutos de “Productos de la Ganadería Extremeña,S. A.”, se firmaron en Madrid. El único emeritense que estaba en la firma fue el alcalde Francisco López de Ayala.
  • Se celebraron varias reuniones para determinar el lugar, y desde el principio se pensó en Mérida por su nudo de comunicaciones, tanto por carretera como por ferrocarril.
  • Las obras del Matadero Industrial de Mérida se iniciaron el 18 de Agosto de 1927, el 17 del Diciembre de este mismo año fueron visitadas por su Majestad Alfonso XIII.
  • El 27 de Enero de 1928 el Ministro de Economía Nacional, conde de los Andes, visita Mérida y al ver la falta de recursos para el avance de las obras ofreció un anticipo de 3.000.000.- de pesetas.
  • Las obras de realizaron en una superficie de 37.000 m2. situado junto a la salida del puente de hierro de la línea ferroviaria Mérida-Sevilla, orilla izquierda del Guadiana.
  • Este puente pese al peligro de no contar con zona peatonal, fue utilizado por los empleados para cruzar el río camino del Matadero, y así ahorrarse el cruzar por el Puente Romano, trayecto más largo.
  • Las instalaciones contaban con un desembarcadero con tres accesos, donde se encontraban las tres naves de matanza de las tres clases de ganado que sacrificaban: cerda, vacuno y lanar.
  • Desde las naves de matanza llegaban los animales por carrillos suspendidos de una vía aérea al Edificio General Frigorífico, con una sala de oreo, con capacidad para seiscientas reses entre vacuno y cerdas, y dos mil lanares, con sus colgaderos de pared con un total de 125.000 Kg., una antecámara de 100.000 Kg. de capacidad y una cámara frigorífica de igual capacidad.
  • Cerca estaba la fábrica de frío, que producía el hielo necesario para abastecer a los vagones y el transporte de las reses en canal.
  • En 1935, entra a formar parte como principal responsable del Matadero, José Fernández López, de origen gallego, en 1938 se hace cargo como arrendatario y realiza una serie de obras de conservación, mejoras y nueva planta, esenciales para el futuro desarrollo de sus actividades industriales.
  • En Noviembre de 1943, se hace el proyecto de desecación y evaporación en vacío de productos cárnicos y vegetales.
  • En este matadero, se fabricaron los productos del cerdo mejores de la nación:
  • Chorizos rojos y blancos, jamones, lomos y una serie de envasados, como callos, foigrás, manos de cerdo, magro y mortadela. El chorizo “Regio”enlatado ha sido un producto que nadie ha podido superar.
  • El Matadero ha sido una de las industrias punteras de la ciudad, donde miles de empleados de ambos sexos desarrollaron su labor durante años y donde José Fernández López desarrollo también una labor encomiable, proporcionando a la mayoría de estos empleados viviendas sociales libres de impuestos, en una época en la cual era prácticamente imposible acceder a ellas.
  • En Abril de 1956, se hace cargo el Instituto Nacional de Industria y comienza poco a poco su declive. La marca de mayor prestigio en materia de matadero era Apis.
Bibliografía
  • Moreno Vaquera, A. Mª. (2012) «La voz bronca de la radio», en Crónicas de un Pueblo.com. El periódico independiente. Lunes, 8 de octubre del 2012. http://cronicasdeunpueblo.es/index.htm.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *