Sujetos-Objeto de la Investigación. Re-viviendo el pasado: Domingo Moscatel Barragán.

12/11/2015

Antonia Castro Mateos

La segunda entrevista etnográfica fue realizada, el 12 de enero del 2015, por la alumna Mª del Carmen Torres Fernández, natural de Teuxeira (Orense), en su domicilio familiar de Mérida. El entrevistado fue su marido, Domingo Moscatel Barragan, natural de Mérida, de setenta y cinco años de edad. La historia de Domingo y la de su mujer es la de la emigración Española de los años 60, la de un conjunto de personas que salieron de su pueblo buscando un futuro mejor.

060 (1)
Fig. 1. Mª del Carmen Torres Fernández y su marido Domingo Moscatel Barragán. (Foto Antonia Castro Mateos).

1. ¿Dónde y cuándo empezaste a trabajar?:
 
«…Empecé a trabajar en «Auto-Electricidad Antonio Pinto», ubicada en la calle Teniente Coronel Yagüe, actual calle Almendralejo, nº 39, cuya actividad principal era la reparación de automóviles. Comencé a trabajar en la empresa a los 16 años de aprendiz, aprovechando las vacaciones de verano, porque por entonces estaba estudiando el oficio de «electricista delta» en la Escuela de Arte y Oficio con mi hermano que estudiaba para carpintero. Y quienes queríamos trabajar nos mandaban de aprendiz a empresas de la ciudad: la Cochera, la Cepansa, el Matadero, el Sanatorio de la Radio, etc. Cuando terminó el verano el dueño del taller, Antonio Pinto, me preguntó si me quería marchar o me quería quedar a trabajar y me quedé...».
 .
 
EMPRESA AUTO-ELECTRICIDAD A. PINTO AÑOS 50
Fig. 2. Domingo Moscatel Barragán delante del taller «Auto-Electricidad Pinto» en el que entró a trabajar de aprendiz con dieciséis años. (Foto cedida por Domingo Moscatel Barragán y Mª del Carmen Torres Fernández).

2.- ¿De quién era la empresa?:

«…De Antonio Pinto Durán, natural de Mérida, vivía en las traseras del Parador y solo tenía esa empresa...».

3. ¿Qué tipos de trabajo realizaba?:

«…Reparando coches, camiones, y también se bobinaban motores. Eso lo hacía el oficial a mano. Recuerdo reparar los camiones de Castelló y también se bobinaban los motores de los camiones de la Corchera, porque se quemaban, era una industria que trabajaba las 24 horas igual que en otros sitios, entraban unos y salían otros…».

 
EMPRESA AUTO-ELECTRICIDAD A.PINTO AÑOS 50
Fig. 3. Domingo Moscatel Barragán y un compañero trabajando en Talleres Pinto. (Foto cedida por Domingo Moscatel Barragán y Mª del Carmen Torres Fernández).

4. ¿Cuántos empleados tenía el taller?:

«…Éramos cinco, incluido el jefe que era quien llevaba la contabilidad junto con su hijo...».

5.  ¿Cuántos años estuviste trabajando allí?:

«...Pues hasta los 24 años , después de salir de la mili, (desde 1956 hasta 1964). Pues mi hermano José que es el primero que se fue a Barcelona a trabajar, vino en el año 64 por Navidades y dice: -¿Te quieres venir que he estado allí hablando con uno? por si te interesa más que aquí, y dice: ¡Hombre allí vas a ganar más que aquí y puedes ir donde quieras que hay más faena!…».
 
4. ¿Con qué oficio?:
«…De electricista, en un taller donde trabajábamos 28 ó 29 personas, de todo, de mecánico-electricista, de chapista, pintores, tapiceros, de todo.
 
Y entonces, pues digo: -Bueno está… Se lo dije al maestro Pinto que me iba a ir, porque claro había que buscarse la vida. Así que, cogí y me fui la víspera de «Reyes» en el tren ese… Con los asientos de madera, (risas) en el año 64, pues hace 50 años. Tardamos más de 24 horas en llegar, porque tuvimos que esperar en Madrid mucho tiempo.
 
En el taller entré de prueba y luego ya me tiré allí 18 años. Y allí conocía a mi mujer, ella trabajaba en el bar donde iba a comer con algunos compañeros, que estaba al otro lado de la carretera y allí empezó…».
 

Mª Carmen: «…Yo me fui en el 66 a Barcelona, muy joven también. Él me dijo: -¿Quieres que te lleve al Tibidabo? y ya, me quedé con él para toda la vida (risas). Llevamos 45 años casados...».

Domingo: «…Trabajábamos de lunes a sábado, me iba por la mañana muy temprano, el trabajo estaba a 17 km, y no volvía hasta la noche. A los niños no los veía despiertos. Fueron años muy duros…».

Mª Carmen: «…El domingo aprovechaba para limpiar la peluquería, mientras Domingo se llevaba los niños de paseo….». 

Mª Carmen durante otra sesión del Curso con motivo de una entrevista a Juan Antonio Ramos Blanco, trabajador del «Matadero» de Mérida nos contó que cuando ella vivía en Sta. Coloma de Gramaner tenía que ir a Hospitalet, donde vivían todos los hermanos de marido, para poder comprar productos del «Matadero» de Mérida, chacinas.

Fueran cual fuesen los motivos que le llevaron a Domingo a emigrar a Cataluña, todo comenzó en un andén de la estación del ferrocarril, probablemente el mismo que vio llegar el primer tren a la ciudad de Mérida y con él su desarrollo económico. Ese que él tuvo que buscar lejos de su tierra, de su familia y amigos. Seguro que no fue fácil tomar la decisión de hacer las maletas y partir hacia lo desconocido, pero sin duda mereció la pena, pues allí Domingo encontró a Mª Carmen y juntos formaron una familia a la que los dos con su duro trabajo, él de mecánico y ella de peluquera, y dedicación sacaron adelante. Desde aquí nuestra más sincera enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *